¿Sabías que si Cambias tu Mentalidad también Cambias tu Vida?

¿Sabías que si Cambias tu Mentalidad también Cambias tu Vida?

 
“Si no cambias tu mentalidad,
tu vida seguirá siendo como hasta ahora.
¿Son estas buenas noticias?”

Douglas Noel Adams

Abre tu mentalidadSe entiende por mentalidad el modo de pensar que nos caracteriza a las personas, y también puede llamarse Sistema de Creencias, ya que cualquiera que sea esa mentalidad, siempre se sustenta en unas particulares creencias. Y aquí cabe aclarar que el término creencias no se refiere solo a las religiosas o al tipo de credo que cada cual pueda profesar.

Con el término creencias se define a las convicciones o certezas que cada persona tiene sobre los distintos aspectos de la vida y que, al darlas por verdaderas, no las cuestiona. Las creencias son las presuposiciones que tenemos acerca de las cosas, y las hay de dos tipos: las que nos pueden potenciar, y las que pueden limitar o anular nuestro poder personal.

¿Por qué ocurre esto?, sencillamente porque tanto lo que creemos posible como lo que no creemos posible, determina nuestra forma de actuar y por tanto los resultados que obtenemos en las distintas áreas de nuestra vida (relaciones, salud, trabajo, dinero, familia, amor, espiritualidad, etc.).

Las creencias se van instalando en nosotros desde nuestra más temprana infancia por medio de los mensajes que recibimos de todas las figuras significativas que hemos tenido (padres, profesores, hermanos, amigos, ídolos, etc.), y también por medio de las experiencias que hemos ido teniendo y de la interpretación que hemos hecho de ellas.

En el siguiente cuento de Tony de Mello se expresa muy gráficamente la forma en que operan las creencias:

Los muros que nos aprisionan son mentales, no reales

Un oso recorría constantemente, arriba y abajo,
los seis metros de largo de la jaula.
Cuando, al cabo de cinco años, quitaron la jaula,
el oso siguió recorriendo arriba y abajo los mismos seis metros,
como si aún estuviera en la jaula.
…Y lo estaba… para él.”
 

Este oso del microcuento de Tony de Mello asume como reales unos límites externos que en realidad no existen. Y lo hace porque durante cinco años se adaptó a vivir dentro de los límites de esos seis metros de jaula. Ahora los únicos límites que tiene son internos, pero ha aprendido a aceptarlos y a sobrevivir dentro de ellos, y se mueve y actúa desde su propia autolimitación como si estos fueran reales. Su mundo exterior se ha convertido en el reflejo de su mundo interior.

Igual que le ha ocurrido a este oso, cuando tenemos una creencia instalada, actuamos como si fuera verdad. Por tanto, si tenemos muchas creencias negativas o limitantes sobre distintos aspectos de nuestra vida, nos sentiremos frenados o limitados, y no encontraremos los recursos y capacidades que realmente tenemos para movernos en la vida en la dirección que nos gustaría.

Y de la misma manera, si tenemos muchas creencias positivas, entonces nuestra mentalidad o sistema de creencias nos va a dar permiso para abrir las puertas de nuestras habilidades y capacidades, y llevaremos a cabo con fuerza y energía aquello que nos propongamos. Además, al practicar nuestra creencia positiva, la reforzaremos y nos sentiremos capaces para repetir otras experiencias y enfrentarnos a otros retos.

Como ves, la famosa frase de Henry Ford: “tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, tienes razón”,

es una realidad que funciona como una especie de subprograma dentro de nosotros y está condicionando los resultados que obtenemos en la vida, tanto para lo bueno como para lo malo.

Por tanto, “las creencias son los frenos que nos limitan o los motores que nos impulsan”. Y naturalmente, las creencias más importantes son las relacionadas con nuestra propia identidad. Por ejemplo, si alguien piensa que es torpe, su creencia le pondrá nervioso, lo va a desestabilizar y es probable que entonces tropiece o se le caigan las cosas con mayor facilidad que a otra persona que no se considere torpe. Así que, al repetirse esa experiencia, esta persona irá reforzando su opinión de que es torpe y su comportamiento se irá cronificando. Así, el ciclo se cierra consolidando su creencia autolimitante y generando falta de confianza en si misma para emprender acciones que precisen de agilidad.

El anterior es solo un ejemplo que, en realidad, podría hacerse extensivo a cualquier área de nuestra vida y especialmente a nuestro propio autoconcepto. Por ello, hacer un ejercicio para explorar todas las creencias que nos están quitando poder personal, nos daría mucha información para cuestionarnos todas las limitaciones que damos por verdaderas y que nos están impidiendo SER quienes realmente somos, HACER lo que verdaderamente nos gustaría hacer y TENER la clase de vida que quisiéramos tener.

Creencias limitantes

Todos deseamos amor, salud, seguridad económica y felicidad en general, sin embargo, mientras tu mentalidad esté llena de creencias y pensamientos negativos, tu estado de ánimo será débil, y con esa escasa energía no podrás desplegar todos los recursos personales de los que eres capaz. Con esa falta de confianza estarás bloqueando todos los genuinos deseos que tengas para mejorar tu vida, y te convertirás así en tu principal saboteador.

Pero, si cambias tu visión interior, también cambias tu visión del mundo exterior. Tanto si tu mentalidad está llena de pensamientos negativos como positivos, va a determinar tus acciones y tus resultados. Así que, si quieres mejorar la calidad de tu vida, comienza por cuestionar tu sistema de creencias, sometiéndolo a una auditoría de creencias. Una vez que detectes tus creencias limitantes, habrás de hacer un proceso para transformarlas en creencias potenciadoras.

La mayoría de las personas tienen una gran dificultad para liberarse de sus creencias limitantes pues, a veces, ni siquiera son conscientes de ellas. Otras veces, aún siendo conscientes, no saben como deshacerse de ellas, pues son creencias con unas raíces emocionales tan profundas que sienten un gran miedo al hecho de tenerse que enfrentar a ellas.

Todo este proceso de cambio de mentalidad, tanto el de descubrimiento de tus creencias autolimitantes, como el de transformarlas por otras potenciadoras que mejoren tu vida, es lo que constituye principalmente un proceso de Coaching. En él, además de acompañarte y apoyarte durante todo el tránsito que hay desde esa zona de confort que te proporcionan tus viejas creencias (aunque llena de carencias y a veces de infelicidad), hasta la situación a la que deseas llegar, hace que te resulte más fácil y rápido que si lo hicieras por ti mism@.

A continuación te voy a dejar un pequeño ejercicio para que comiences a tomar conciencia sobre tu sistema de creencias y la manera en que, para bien o para mal, está influyendo en tu vida.

 Ejercicio sobre Identificación de Creencias:

Vas a tratar de explorar tus creencias sobre los siguientes conceptos: Dinero, Amor, Trabajo/Profesión, Familia, Salud, Amigos, Crecimiento Personal, Ocio. Para ello, vas a coger papel y bolígrafo (o procesador de textos), y vas a hacer lo siguiente:

1.)   Comienza por expresar con 3 frases que te vengan rápidamente a la mente, lo que opinas de cada uno de dichos conceptos.

2.)   A continuación, evalúa si las definiciones que has dado, se corresponden con lo que normalmente piensas y sientes a cerca de ellos.

3.)   Ahora vas a tratar de ver si existe alguna relación entre los pensamientos que has expresado y tu situación actual en cada una de dichas áreas de tu vida.

4.)   Por último, vas a tratar de cuestionarte los pensamientos de aquellas áreas en las que menos satisfech@ te sientas, y buscarás otros pensamientos o creencias que, aunque de momento no los asumas como propios, pudieran resultarte más útiles para lograr tus objetivos en dichas áreas.

Tras el ejercicio reflexiona sobre lo que has pensado y sentido al hacerlo, y si deseas hacer algo diferente a partir de ahora.

Y aquí te dejo algunas creencias que, desde la perspectiva del Coaching y la PNL,  pueden ser útiles y potenciadoras para tu vida:

  • No existen fracasos, tan solo resultados.
  • Todo comportamiento tiene una intención positiva.
  • El conocimiento sin acción no sirve de nada.
  • Tenemos todos los recursos necesarios para realizar cualquier cambio.
  • Creamos nuestra realidad.
  • Cada uno tiene las respuestas adecuadas para responder a sus desafíos.

Esther Alonso

Coach Personal y Profesional

 

Me encantaría saber que opinas, puedes dejar tus comentarios.

 

0 Commentarios

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Campos Obligatorios *

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies