Cómo Construir Relaciones para Toda la Vida

Cómo Construir Relaciones para Toda la Vida

Relaciones para Toda la Vida

Hace unos meses me llamó poderosamente la atención una frase que cierta entidad bancaria utiliza en un folleto para promocionar algunos de sus productos o servicios. La frase en cuestión es la siguiente:

 “Cuando las condiciones están claras,
las relaciones pueden ser para toda la vida”

 

Cuando la leí, lo primero que captó mi atención fue el grado de acierto que tuvo dicha entidad para lanzar este mensaje tranquilizador y de transparencia hacia sus potenciales clientes. Me pareció una frase potente, una certera manera de lavar la imagen tan deteriorada que la propia banca se ha ido ganando a pulso debido a la opacidad y algunas dudosas prácticas que ha tenido en estos últimos años.

¿Qué mensaje es el que trata de transmitir esa frase? Que la susodicha entidad, desde el principio, muestra con claridad y transparencia las condiciones que ofrece a sus clientes para poder establecer con ellos unas relaciones con garantía de satisfacción, duración, y estabilidad.

Claro que, por mi deformación profesional, rápidamente extrapolé dicho significado al terreno de las relaciones personales, pues a diario trato con personas que sufren o han sufrido enormemente como consecuencia de alguna gran decepción en relaciones que, en un principio y durante cierto tiempo, consideraron que serían para siempre.

¿En qué medida la afirmación de esta frase es aplicable al terreno de las relaciones personales? Yo diría que en todo, ¿o acaso puedes imaginar una relación en la que, por mucho amor que sientas, no confías en el otro/a? ¿o si crees que te va a engañar, a traicionar, a fallar…? ¿cómo vas a poder estar bien y construir una relación sana, estable y duradera si existe un desconocimiento casi completo de la otra persona? ¿cómo construir una relación con una carencia de confianza?

Por tanto, ¿es cierto que las relaciones pueden ser para toda la vida? Mi respuesta es un sí, siempre y cuando las condiciones están claras. La dificultad está en que las personas no llevamos habitualmente un contrato en el bolsillo para mostrar e intercambiar nuestras “condiciones” y letra pequeña sobre nuestro particular modelo del mundo y sobre nuestras expectativas en las relaciones con otros. Y, por ello, debemos darnos un margen de tiempo para conocer en mayor profundidad a la otra persona, e incluso, a veces, a nosotros mismos.

¿Por qué crees que hay personas que frecuentemente sufren grandes decepciones y rupturas en sus relaciones? Básicamente porque tienden a crearse, con demasiada facilidad, falsas expectativas con personas a las que apenas acaban de conocer y de las que tienen un total desconocimiento.

Generalmente esto ocurre por dos cosas: por un lado, porque estas personas tienen una profunda y continua necesidad de sentirse aceptadas, reconocidas, valoradas, queridas, etc., y por otra parte, porque tienden a presuponer, infundadamente, que la otra persona comparte su propio modelo del mundo. Todo lo cual, les lleva a caer en un gran autoengaño y en una decepción inevitable cuando las vivencias e interacciones posteriores desmienten las expectativas imaginadas.

Por ello, aprender a tener las “condiciones claras” desde el principio, es una garantía –aunque no la única- para construir relaciones duraderas y estables en todos los ámbitos de la vida, y más especialmente, en las relaciones de pareja. Así que, si deseas construir relaciones que puedan ser para toda la vida, tienes que tener en cuenta algunas de las “condiciones” más básicas para lograrlo. Aquí te dejo algunas valiosas sugerencias que pueden ayudarte a establecer dichas condiciones:

  1. Lo primero de todo, debes tener una idea bastante clara de lo que eres, de los valores que son importantes e irrenunciables para ti, qué proyecto de vida tienes y si lo deseas compartir con alguien más. 
  1. Lo segundo, haber hecho un proceso para descubrir qué es lo que buscas en el otro: conocer cuáles son los valores que rigen su vida, su visión de la vida y de sí mism@, sus comportamientos, etc; en definitiva, todos esos aspectos que para ti sean imprescindibles encontrar en una pareja. Se trataría de tener claro cual es tu ideal, para ver si esa persona encaja o no en él. 
  1. Ármate de paciencia, no corras, pues no estás en ningún concurso. El mundo no se acaba, y piensa que muchas veces, es mejor estar sol@ que mal acompañad@. Si persistes seguro que encontrarás lo que buscas. 
  1. Cuando encuentres a alguien que tenga alguna similitud con tu ideal, muéstrate tal como eres, expresa con sinceridad tus opiniones, gustos, objetivos, y expectativas en tus relaciones. Esto es fundamental, pues así podrás averiguar si existe alguna afinidad entre ambos, lo cual sería una garantía de éxito en la relación. 
  1. Finalmente, piensa sólo en establecer relaciones Ganar-Ganar, dónde ambas partes os sintáis valiosos, reconozcáis y aceptéis vuestras diferencias, admiréis vuestras fortalezas, y os sintáis comprometidos en mantener una relación basada en el respeto y amor mutuo.

Ten por seguro que sentando estas bases, podrás establecer unas condiciones idóneas, con unas expectativas realistas y recíprocas, donde será posible cimentar la base de una relación duradera.

Claro que, lo que nunca está garantizado al cien por cien, es que el tiempo y las diferentes vivencias de cada uno, puedan haceros evolucionar de forma paralela, o bien terminéis eligiendo distintos caminos. No obstante, habiendo construido esta base, si con el tiempo llegasen a bifurcarse vuestros caminos, lo más probable es que perduraría entre vosotros una relación de amistad profunda y cordial (¡que no es poco!).

Pero, esto es ya otra historia y objeto de otro post. Lo que te quería mostrar aquí, es la importancia de construir una relación sobre unas bases sólidas, donde las condiciones y expectativas de ambas partes estén bien claras y puedan dar lugar a un compromiso mutuo y sostenible en el tiempo.

¡Feliz búsqueda, feliz encuentro y larga vida!

Esther Alonso
Coach Personal y Profesional 

 

Me encantará leer tus comentarios para saber qué opinas. Y si además te ha gustado este artículo, también lo puedes compartir…

0 Commentarios

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Campos Obligatorios *

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies